Los dispositivos Android se envían con varias versiones del sistema operativo, determinadas tanto por el proveedor seleccionado como por el fabricante del teléfono. Las nuevas versiones del sistema operativo Android abordan con frecuencia las vulnerabilidades de seguridad además de proporcionar correcciones de errores y agregar nuevas características. No todos los dispositivos son compatibles con la versión más reciente de Android y no todos los operadores harán actualizaciones disponibles para todos los teléfonos, incluso aquellos que son capaces de ejecutar el software más nuevo.

Actualiza a la última versión disponible y compatible para tu dispositivo.

Para entornos de alta seguridad, planea reemplazar los dispositivos cada 2-3 años para mantenerte al día con las versiones del sistema operativo. Además, considera usar solo dispositivos Nexus, que son compatibles con Google directamente en lugar de un operador de telefonía móvil, para garantizar que las actualizaciones del sistema operativo estén realmente disponibles para ti en tu dispositivo.

Algunos desarrolladores de dispositivos móviles no liberan versiones estables de Android para determinados modelos de la marca lo que dificulta mantenerlos actualizados.